Calcula el precio de venta de tu servicio.

Poner el precio de venta de un servicio es una de las tareas más importantes y más complicadas y que más quebraderos de cabeza nos llega a producir.

Para el buen funcionamiento de tu negocio, es fundamental calcular el precio de venta más adecuado de tus servicios.

Las dudas que suelen surgir cuando nos ponemos a fijar nuestras tarifas son las mismas para todos, si fijamos un precio de venta del servicio demasiado bajo, no dará para ganarnos la vida, pero si por el contrario fijamos un precio demasiado alto corremos el riesgo de ahuyentar a los posibles clientes.

Entonces… ¿qué se puede hacer para fijar un precio adecuado?

Cuando se comienza un negocio, en la mayoría de los casos, no se le dedica el tiempo suficiente a pensar cuál es la estrategia de precios más adecuada.

Cuando se trata de la venta de un producto (tangible) es mucho más sencillo fijar el precio de venta, ya que determinar el coste de fabricación es más fácil, pero si se trata de poner un precio a un servicio , como se trata de algo intangible ¿Cómo puedes calcular el valor de tu tiempo, experiencia y conocimientos?

La gran mayoría de emprendedores suelen hacer lo siguiente, como la opción más rápida es mirar los precios de la competencia, se ponen precios similares o incluso por debajo, y sin pensar más se lanzan al mercado a buscar clientes.

Esta forma de actuar es un ERROR!!!, y es que fijar precios inadecuados, demasiado altos o demasiado bajos, puede limitar no sólo el crecimiento de tu negocio, sino además, causar graves problemas de rentabilidad del mismo, ya que puede devaluar la calidad de tu servicio, atraer menos clientes ideales, crea escepticismo entre tus clientes potenciales y lo que es peor te crea frustración y genera inseguridad.

Aunque cada negocio es diferente, y no existe un método infalible para calcular el precio de un servicio, siempre debes tener en cuenta:

  1. Objetivos
  2. Experiencia
  3. Conocimientos
  4. Público objetivo

Ten en cuenta que siempre tendrás un margen para fijar tus tarifas, pero aunque esta flexibilidad está muy bien en teoría, no nos da la fórmula mágica de cómo calcular el precio de venta de un servicio.

Métodos de cálculo.

Poner un precio es algo subjetivo, pero se pueden seguir dos métodos:

  • 1. El método del precio de coste incrementado

En este método se debe realizar un escandallo de lo que cuesta producir un artículo o realizar un servicio y posteriormente añadir un margen de beneficio (por ejemplo un 25%).

Hay que tener en cuenta que para calcular el coste, se deben incluir todos los gastos relacionados con el negocio, como alquiler, autónomo, marketing, materiales, el tiempo…

De esta forma, podrás conocer cuál es la línea límite sobre la que se debe fijar los precios y cuantos clientes, va a necesitar tu negocio por servicio para “cubrir gastos”. Por lo que si el servicio está por debajo de su coste de ventas, el negocio no es rentable.

Este método es muy sencillo, pero no tiene en cuenta la mentalidad de tu cliente.

  • 2. El Método del Precio basado en el valor

Este método se centra en tu cliente y responde a dos cuestiones básicas

  • ¿Va a pagarlo?
  • ¿Puede pagarlo?

Aquí lo importante es el precio que crees que los clientes están dispuestos a pagar, teniendo en cuenta los beneficios reales y tangibles que recibirán.

Evidentemente, no se puede perder de vista que se debe asegurar que con el precio de venta se pueden cubrir todos los gastos como hemos visto en el punto anterior, y además cumple con tus objetivos de lucro.

Este enfoque puede resultar muy rentable, pero también puede alejar a clientes potenciales que solamente se vean atraídos por el precio.

¿Cuál es la mejor opción?

No existe un método infalible para calcular el precio, pero si que se pueden seguir estas pautas que te ayudarán.

1) Entender los costes y su impacto sobre los precios

Si ofreces diferentes servicios con diferentes características, hay que tener en cuenta que cada uno de ellos tiene diferentes costes y deben ser tratados individualmente.

De este modo, cuando se analizan los costes de cada servicio, se pueden ajustar los precios para maximizar el beneficio y eliminar aquellos servicios que no resulten rentables.

2) El precio de tu competencia

Es muy importante conocer los precios de tu competencia para que cuando calcules las tarifas no te encuentres totalmente fuera del mercado.

Tienes que averiguar:

¿Quién proporciona un servicio similar?

¿Este servicio es mejor o peor que el tuyo?

¿Cómo lo perciben sus clientes?

¿Qué te hace diferente o mejor frente a tu competencia?

Cuando tengas las respuestas, puedes elegir en qué lugar quieres posicionarte respecto a ellos, es decir, si quieres ser una alternativa de gama alta para alguien que está en la gama baja del mercado o a la inversa.

3) Múltiples opciones a diferentes precios

Puedes ofrecer diferentes niveles de servicios a diferentes precios.

Siempre es mejor dar a los clientes varias opciones, y de este modo, cubrir diferentes niveles de precios para diferentes tipos de clientes.

Por ejemplo, puedes ofrecer servicios más básicos con precios muy asequibles, servicios más avanzados con precios medios y servicios premium con precios más altos.

Esta técnica te permite, no solo abarcar diferentes cuotas de mercado, sino además, mostrarle a tu cliente todo lo que le puedes ofrecer.

4) La calidad de tus servicios

La calidad es un elemento clave del éxito de cualquier negocio y, evidentemente, debe estar a la altura de tus precios.

5) Beneficios al cliente

Relacionado con la calidad de los servicios que ofreces, están los beneficios que puede esperar cualquier cliente de tu trabajo.

Es imprescindible resaltar los beneficios de tu oferta, porque en realidad, lo que tu cliente busca es solucionar un problema o necesidad.

6) Confianza

Para vender tienes que ganarte la confianza de tus potenciales clientes.

Las personas no compran a personas en las que no confían.

Tu preocupación principal debe centrarse en cómo vas a crear esa conexión con tu cliente y cómo vas a lograr que confíe en ti.

El objetivo es que te perciban como la solución a lo que están buscando y convertirte en su principal prioridad.

7) Autoridad

¿Eres un experto en tu categoría? ¿Eres el mejor en lo que haces?

Porque si quieres fijar el precio de tus servicios y obtener una alta rentabilidad, necesitas dar un paso más adelante y luchar por ser el mejor en lo que haces.

La gente escucha a los expertos y están dispuestos a pagar por ellos.

Conclusión

El objetivo de cualquier profesional o negocio es obtener un beneficio y en este camino son muchos lo que fracasan porque no saben cómo calcular el precio de venta de un servicio o producto.

No existe una fórmula mágica que te diga cuál es el precio que debes fijar para tu oferta.

No obstante, el objetivo es encontrar ese punto en el que consigues el mayor número de clientes y obtienes la mayor rentabilidad.

De este modo, cuando das con la estrategia de precios más adecuada para tu negocio, tu base de clientes, tu cuota de mercado y el beneficio total aumentan.

Si tienes alguna duda sobre como aplicar tu estrategia de precios, puedes dejar un comentario, o si lo prefieres puedes contactar aquí con nosotros.

Recuerda, siempre analizar los datos de tus redes sociales y analíticas web para poder proponer estrategias que permitan diferenciarte de tu competencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s